Pink Boots Society, la revolución femenina cervecera

Ya llegamos al final de esta serie de artículos sobre la mujer en el mundo cervecero. Hemos llegado a nuestros días, y está claro que los amantes del lúpulo no son solo hombres. El movimiento craft beer no tiene géneros y hay un grupo muy nutrido tanto de consumidoras como de mujeres que están al frente de proyectos de producción, distribución, marketing o gestión de eventos y jurado de festivales de cerveza artesana.

Por eso, hoy quiero hablarte de las Pink Boots Society, una asociación sin ánimo de lucro que promueve la cultura de la cerveza y la cultura de la mujer trabajadora dentro del sector, y más concretamente de las Pink Boots Society España, que es la delegación española (conocidos como chapters) de las “mujeres de las botas rosas”.

Para ello he hablado con Lorena Bazán, su carismática y combativa presidenta. 

Lorena, Pink Boots Society                                                                           

Hola Lorena. Muchas gracias por dedicarnos este tiempo. Cuéntanos un poco de ti: ¿cuál ha sido tu recorrido en el mundo empresarial cervecero? 

Yo he tenido tres etapas cerveceramente hablando. Primero creamos el local Flor de Llúpol que combinaba tienda y bar con un programa de eventos semanales como catas, conciertos, exposiciones…. Nos centramos en la selección por estilos de cervezas (teníamos en tienda unas 300 botellas diferentes) y en la difusión de conocimiento. Logramos crear una comunidad muy interesante, que además la mayoría no conocía este mundo. Después me ofrecieron el Barcelona Beer Challenge, que es uno de los concursos cerveceros más importantes en el sur de Europa. Y hace poco nos cambiamos de provincia, de Barcelona a Gerona, con un proyecto de catas y eventos itinerante orientado a la restauración. 

¿Qué opinas sobre el concepto de construir comunidad cervecera?

Que tenemos que construir raíz. Si la mitad de la población adulta consume cerveza, sólo el 2% consume artesana. Por lo que nos queda toda la otra parte para crear comunidad. 

¿Y cuál es la situación de la mujer en este mundo cervecero?

El target típico para vender cerveza es varón, de 30 a 55 años, con estudios superiores. Y ahí te estas dejando fuera a la mitad de la población directamente, a las mujeres. Pero además, te voy a hacer una afirmación muy concreta: hay mucha mujer que cree que no le gusta la cerveza, pero muchas veces es porque he encontrado a alguien que le acompañe en el descubrimiento de la misma.

En mi proyecto personal, esto me funcionó. Me motivaba mucho recibir en mi local a alguien que no tenía ni idea de cerveza. Pero si además eran mujeres, ¡me motivaba especialmente!

¿Qué nos puedes contar de la Pink Boots Society? ¿Y cómo surgió la asociación en España?

Pink Boots Society nació en 2008 en Estados Unidos, centrada en promover los avances de la mujer dentro del sector, así como la cultura cerveza entre las consumidoras. 

En 2017, con otras cinco chicas que nos conocíamos de este mundillo, nos propusimos traer las Pink Boots a España. Queríamos apostar por ese mensaje de  divulgar la necesidad de paridad en el sector,  captar nuevas profesionales (y consumidoras) y generar una red de contactos. Y hace unos años pasé a ser la presidenta de la asociación. 

¿Cuántas socias tiene Pink Boots?

A nivel mundial somos entre 2.500 y 3.000, y unas 50 socias en España. Es interesante que España fue el primer país donde se desarrolló Pink Boots como chapter, es decir como organización independiente vinculada a la asociación principal.

¿Cuál es el principal objetivo de la asociación?

El principal objetivo visibilizar a la mujer en el mundo cervecero. Queremos que el mundo cervecero sea más inclusivo para las mujeres tanto profesionales como consumidoras.

Pink Boots Society España

¿En qué consiste el Collaboration Brew Day?

Así, a lo rudo, es una invasión de Pink Boots en fábricas que nos abren sus puertas. La idea es reunirnos para visibilizar nuestro trabajo y hacer nosotras nuestra cerveza. Las cerveceras corren con la elaboración y comercialización de esas cervezas colaborativas y nosotras pasamos juntas esa jornada, siempre en torno al 8 de marzo, en la propia fábrica.

Además es muy interesante, ya que intentamos usar el mismo blend de lúpulo para todas las cervezas colaborativas Pink Boots que se realizan en el mundo. Para que te hagas una idea, ¡el año pasado se hicieron cerca de 400 recetas! El lúpulo es una mezcla patentada oficialmente por nuestro sponsor Yakima Chief Hops, que además dona una parte de las ganancias a los fondos de becas de la Pink Boots Society.

¿Qué son los fondos de becas?

Queremos que la asociación sea un networking potente y además nos ayude a formarnos y a avanzar a través de la asociación. En España también tenemos colaboradores formativos externos (como la universidad de Alicante) y una plataforma interna, donde cada socia brinda su conocimiento al resto. 

¿Cuál son los principales estereotipos de género con los que os habéis encontrado? 

Hay un estereotipo muy claro que es la mujer acompañante. Acompaña, pero no bebe o no disfruta igual de la experiencia. Hay otras culturas donde se forman grupos de mujeres para ir, por ejemplo, a un festival de cerveza. Siempre me hace gracia cuando, por ejemplo en las ferias cerveceras belgas (a las que he ido mucho), veo a grupos de mujeres jubiladas que han quedado para ir juntas. 

Otro tópico que aún es complicado de dejar de lado, ¡es que no se te ocurra ir a un bar a beberte una cerveza sola!

¿Y cómo profesional, has encontrado más obstáculos por ser mujer en los consumidores o entre los compañeros? 

Fíjate, más veces en el consumidor. Me he encontrado caras sorprendidas al ver que es una mujer quien dirige una cata de cerveza. O anécdotas curiosas, como gente que ha venido a la tienda, le he aconsejado, se han ido sin comprar y han vuelto en otro momento para ver si no estaba yo y les aconsejaban diferente.

¿Por qué crees que se encuentran más mujeres en el mundo de la cerveza artesana que en el mundo de la cerveza industrial?

Por los matices y las historias que cuentan las cervezas artesanas. Esta cerveza está viva, sorprende, transmite valores. Y suele suceder que la mujer conecta muy rápido con todos estos valores. 

Y dentro del mercado craftbeer, hay una sensación de comunidad y las mujeres estamos integradas desde la base. 

Lorena, Pink Boots Society

¿Hay cifras de la mujer en el mundo cervecero?

Como profesionales no llegamos ni al 2%, y muchas veces no entramos ni en las estadísticas. Como consumidoras estamos en un 30%. Pero te confieso que me fio más de la visión empírica, de las mujeres que veo consumiendo cerveza. 

¿Cómo podemos ayudar a dar más visibilidad a las mujeres en el sector?

Siempre es interesante saber que personas hay detrás de cada proyecto y que valores tiene un producto. Y ahí habrá una elección personal para elegir una cerveza u otra, un proyecto y otro.

Para acabar, ¿qué estilo de cerveza artesana es tu favorito? 

Uno de mis favoritas es la Tripel. Para mi es el estilo mágico porque es une gustos: los que piensa que le gustan los solo las cervezas flojas pero en realidad tiene 8 grados, a los que son fans de las IPAs y buscan este punto amargo pero refrescante, es una cerveza larga, de conversación….  ¡Me gusta tanto este estilo que yo fabrico una Tripel!

 

Muchas gracias Lorena, por esta conversación y por el trabajo que hacéis desde Pink Boots Society España. ¡Cheers!

Autora: Laura García de Lucas

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados