Principales estilos de cervezas alemanas

¡Hola de nuevo, amigo beersapiens! En el anterior post os contamos un poco de la historia y tradición de las cervezas alemanas (también conocidas como Escuela Alemana o Centroeuropea). 

Hoy vamos a investigar un poco más cada uno de  sus estilos. Es verdad que el más característico de todos es el estilo lager. Tanto, que para muchos es el único estilo de cerveza “verdadero”. Pero no solo de Lager viven los alemanes…  y esta región cuenta con otras elaboraciones muy interesantes, que van desde las también tradicionales cervezas de trigo hasta las cervezas típicas de cada región 

 

Las Lager: la cerveza nacional alemana

Entorno al año 1600 aparecía en Munich un nuevo estilo de cerveza que se elaboraba solo en los meses de invierno: las Lager. Es el estilo fundamental y más numeroso dentro de la Escuela Alemana. 

Lo que quizás no imaginaba los habitantes de Múnich es que con el tiempo ese estilo se iba a extender por todo el mundo. Las cifras son increíbles: el 90% de la cerveza que se bebe actualmente en el planeta es Lager.

LaLagers fermentan entre 6°C y 13°C, una temperatura bastante fresca. La fermentación es lenta y no forman grandes oleadas de espuma en la superficie, sino que ese fermento se deposita en el fondo del tanque, de ahí que las Lager también sean conocidas como cervezas de baja fermentación.

Durante este proceso, las Lager producen menos subproductos y sensorialmente tienen gustos más limpios. Esto las convierte en cervezas más fáciles de beber (la famosa “bebilidad” o “tomabilidad”) y muy refrescantes. Pero esa “limpieza” no debe confundirse con falta de complejidad. Hay Lager con infinitos aromas y sabores. En posteriores post vamos a hacer una selección de Lager de nuestra tienda para que descubras diferentes posibilidades. 

 

Las cervezas de trigo: la excepción deliciosa 

Aunque la cebada es el principal ingrediente en la Escuela Cervecera Alemana, resulta que las cervezas elaboradas con trigo son mucho más que una excepción. Estas cervezas de trigo se dividen en varios sub-estilos: 

 

Como anécdota, es curioso saber que originalmente la producción de estas cervezas estaba limitada a la nobleza bávara. Si os bebéis una Weissbeir recordad que hace unos siglos, ¡esto era un auténtico privilegio real!

Si en la etiqueta de estas cervezas de trigo nos encontramos el término Hefeweizen, estaremos ante una cerveza de trigo sin filtrar. La presencia de levadura, además de un gusto característico, le aportará turbidez. Por el contrario, si vemos Kristall, la cerveza será transparente o cristalina. En el caso de Dunkel, el tono será cobrizo o marrón.  

 

  • Las Berliner Weisse: la hermana berlinsa de la cerveza del sur de Alemania, pero mucho más ácida y efervescete. Podríamos decir que es la hermana “chispeante”.  

Esos matices provienen de una  fermentación mixta con Lactobacillus (microorganismos encargados de producir el ácido láctico). 

 

  • Las Gose: y por último la tercera hermana, que se parece mucho a la Berlner Weisser, ya que en ambas se utiliza trigo y Lactobacillus para acidificarlas. Aunque sus orígenes los encontramos en el siglo XIII en la ciudad de Goslar, en la Baja Sajonia, su máxima popularidad la alcanzó unos cinco siglos más tarde en Leipzig, donde sigue produciéndose a escala muy pequeña.

 

Las cervezas alemanas: especialidades regionales

Os hemos hablado muchas veces ya de la famosa Ley Alemana de la Pureza de la Cerveza, promulgada en 1516. Esta normativo limitó drásticamente el número de estilos e ingredientes usados por los cerveceros de la región, provocando que se perdieran especialidades como la Broyhan de Hannover o la Roggenbier de centeno de Regensburg

Pero algunos de estos estilos, afortunadamente, están siendo recuperados por los nuevos cerveceros, como por ejemplo: 

  • La Kölsch : fue la respuesta de los cerveceros de Colonia a la llegada de la Lager. Su peculiaridad reside en su método de producción, ya que es una  cerveza “híbrida” que combina el uso de la levadura de alta fermentación con una maduración en frio más prolongada.  a Como resultado tenemos una cerveza dorada y ligeramente lupulada, que se sirve en vasos propios de 20 cl.
  • La Altbier : La rivalidad que mantienen Colonia y Düsseldorf tiene su equivalente en la cerveza. Si la bebida más representativa de la primera es la Kölsch, en Düsseldorf uno solo debería pedir una Altbier. Esta cerveza nace tras un proceso de alta fermentación con bajo contenido en ésteres. Tiene un generoso gusto afrutado. Se sirve en unos vasos cilíndricos muy característicos.
  • La Rauchbier: su principal característica es el uso de malta que ha sido secada en hornos calentados con leña de haya. Con este proceso, que nos retrotrae a los mismos orígenes de la elaboración cervecera, la malta adquiere un importante gusto y aroma ahumado que trasladará a la bebida. Está estrechamente vinculada a la ciudad de Bamberg.

 

Como veis, las cervezas alemanas van mucho más allá del estilo Lager. En España tenemos magníficas cerveceras que elaboran birras de estos estilos. Si queréis conocer nuestra selección particular, no os perdáis el próximo post. Oans, zwoa, g'suffa!

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados