¿Quién teme a la cerveza negra? – Parte I

¡Hola beer sapiens! No sé vosotros, pero yo cada día miro en el móvil qué tiempo va a hacer hoy, mañana, y en los próximos quince días. Debe ser por las ganas que tengo de buen tiempo y unas cervecitas en la terraza con mis amigos.

Pero seamos realistas. La Agencia Estatal de Meteorología no da buen tiempo hasta dentro de unas semanas. ¿Y mis cervezas al sol?

Afortunadamente, desde que estoy conociendo el mundo de las cervezas artesanales, he descubierto que mal tiempo y birra también casan muy bien. Gracias a las cervezas negras. ¡God save the Black Beer!

Cerveza Negra - Beer Sommelier

CERVEZA… ¿NEGRA?

Así que hice un pedido de seis cervezas artesanales negras o tostadas, para pasar estos largos días lluviosos de febrero.

Cuando estaba llenando el vaso con la primera cerveza, lo primero que pensé fue, ¿por qué esta cerveza tiene ese color y cuerpo tan diferente a la archiconocida cerveza “rubia”?

Pues la culpa es del tostado de la malta. Cuanto más oscura o torrefactada esté la malta que se utiliza, más oscura será la cerveza. Y esto también afecta a la consistencia y al sabor de la misma. Es decir, una cerveza oscura es más compleja en el paladar, ya que tiene más sabores “escondidos”. Al contrario, una cerveza más ligera será más refrescante pero también tendrá menos matices en boca, ya que predominará el gusto a lúpulo.

Vale, duda aclarada. Y entonces llegó la segunda pregunta.

Cervezas Artesanas - Beer Sapiens

¿POR QUÉ SON PARA INVIERNO?

  •       Porque si las cervezas artesanales ya tienen de por sí un grado mayor de alcohol, las cervezas negras aún más.  ¡Así que son ideales para cuando necesitamos calorcito extra! ;)
  •       Ya que debido a su carga de maltas, tienen bastante cuerpo y son más densas. Entran más despacito, y hay que saborearlas poco a poco.
  •       Y también porque al tener sabores más intensos que exigen maridajes con alimentos también más fuertes. Y apetece más comer queso roquefort en invierno que en verano, ¿no?

¿POR QUÉ SON PARA INVIERNO?

¿POR DÓNDE EMPIEZO?

Es lo que todos los no iniciados, como yo, os estaréis preguntando. La verdad es que, dado el mimo y cariño con que los artesanos cerveceros hacen sus birras, cualquier opción es buena.  Pero para que lo tengáis un poco más claro a la hora de elegir, estas son las principales clases de cerveza negra que podéis encontrar:

DARK ALES: Se trata de las Portes (le dediqué un artículo aquí) y de las Stouts. Las cervezas Stout, son muy oscuras, con maltas tostadas y caramelizadas además de una buena dosis de lúpulo. Dentro de la Stout existen varias subcategorías, destacando la Imperial Stout que tienen una mayor cantidad de alcohol por volumen (del 6% hasta el 15%) y un sabor amargo muy característico.

El tipo de malta que predomina crea otras categorías, como por ejemplo la Cream Stout que se endulza con lactosa, lo que provoca una consistencia cremosa en la espuma y un sabor ligeramente dulce con toques de chocolate. Su porcentaje de alcohol oscila entre el 5% y el 8%.

PALE ALES: Cervezas de color claro, elaboradas con pequeñas proporciones de malta tostada. Pero que el color no os engañe: suelen ser cervezas con mucho lúpulo y por lo tanto con mucho sabor, algunas de ellas incluso bastante amargas. Destacan en esta categoría las IPA (Indian Pale Ale), una cerveza muy alcohólica y rica en lúpulo La English Bitter es un clásico de los pubs del Reino Unido y son magníficas algunas American Ales hechas con lúpulos USA.

BOCK: Con este término alemán se denominan las cervezas Lager fuertes, típicas de este país. De hecho, empezaron a fabricarse en el en el siglo XIV, en la ciudad de Einbeck. Son de baja fermentación, con una graduación alcohólica entre 6 y 7,5%. El resultado final es una cerveza con mucho cuerpo y sabor suave a malta. 

SCHWARZBIER: Otra cerveza alemana, equivalente a la Porter inglesa. Tiene una fermentación baja y un color negro intenso. Su contenido alcohólico también es bajo, con un sabor fuerte y con toques a chocolate y café.

BARLEY WINE: O vino de cebada, el que se lleva el récor alcohólico. Hechas con ingentes cantidades de malta, el resultado inmediato es una cerveza con mucho cuerpo y graduaciones que superan a menudo el 10%. También tenéis un artículo sobre este tipo de cervezas aquí. 

Cervezas de invierno

Como ya os he dicho yo hice una selección de seis cervezas negras en la página. Os contaré mis impresiones en el próximo post…. ¡no faltéis!

Autora: Laura García de Lucas

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados