Cervezas de invierno: la bebida del solsticio

En estos fríos días es buen momento para saborear una cerveza de invierno, esas cervezas que te calientan por dentro y te suelen acompañar en momentos más tranquilos y relajados. Y además, en esta época, las cerveceras suelen sacar ediciones especiales de cervezas de Navidad, de sabores fuertes y especiados y con diseños típicos de estas fiestas. 

Lo que quizás no sabes, amigo beersapiens, es que esto no es un invento actual ni una idea del marketing, ya que estas cervezas especiales tienen una gran tradición (y muy bonita). En este post te queremos contar la historia y curiosidades ligadas a las cervezas de invierno. 

Todo empezó un 21 de diciembre

Hace muchos, muchos años, en el norte de Europa vivía un pueblo de marinos guerreros que tenían atemorizados a todos sus vecinos. Eran los vikingos, los primitivos pobladores de Escandinavia y Dinamarca. Los vikingos tenían una religión politeísta y sus festividades coincidían con ciclos de la naturaleza: la cosecha, la siembra y, también, la llegada del frío. Uno de los acontecimientos más importantes en ese ciclo era Jule, o la celebración del solsticio de invierno que se celebraba en el equivalente al 21 de diciembre. 

Cervezas de invierno: la bebida del solsticio

Esta festividad honraba el comienzo del invierno y era una especie de inicio de ciclo. Se celebraba en el entorno familiar, preparando un gran banquete que se acompañaba con una cerveza especialmente dulce y fuerte. Con el tiempo, los vikingos se convirtieron al cristianismo y Jule se convirtió en Navidad, y la Jule Øl, o cerveza para el banquete de Jule, se convirtió en la Cerveza de Navidad primigenia. 

La tradición de elaborar cerveza para consumir en el solsticio de invierno se mantuvo durante siglos, hasta llegar a la actualidad. Durante años, fue incluso una imposición legal, promulgada entre otros por el rey Hakkon I de Noruega, reforzada después por nuevas leyes tal y como quedó reflejado en el Codex Ranzovianus de Gulathing, fechado en el 1250 de nuestra era.

Actualmente, y un poco como recuerdo de aquella época, en Dinamarca se celebra el J-Dag (o día J) que es la fecha que se lanza al mercado la cerveza especial para invierno y navidad Julebryg que solo estará disponible desde el primer viernes de Noviembre hasta final de año.

Y mientras tanto, en Inglaterra

En estos mismos meses invernales, en la Inglaterra medieval se acostumbraba festejar el Wassail. En este ritual navideño se brindaba para asegurarse que el siguiente año existiera una buena cosecha y de pasada también compartir buenos deseos con personas cercanas. La palabra proviene del nórdico antiguo ves heill y del inglés antiguo wes hál, que están relacionados con el saludo anglosajón wes þú hál, que significa “que estés sano”, "que tengas salud” o "que seas saludable".  A fin de cuentas, una variante del “¡Salud!” que todos decimos cuando brindamos. 

Cervezas de invierno: la bebida del solsticio

La bebida que se tomaba en el tazón del wassail era una cerveza oscura (algunas veces hidromieles o sidras) que era especiada y dulce ya que muchas veces tenía manzanas cocidas. A esta bebida se le conocía como lambswool porque la espuma que estaba sobre la bebida parecía “lana de cordero”. La bebida se tomaba caliente.

Con esta tradición previa, no es raro que ya por el 1681, apareciese la tradición de elaborar cervezas maltosas, fuertes y especiadas, dedicadas a reducir los rigores del invierno. Se conocían como Winter Warmer Ales, algo así como Cerveza para Calentarse en Invierno, traducción más o menos libre, las precursoras de lo que hoy en día se denominan Cervezas de Invierno.

Las Burton Ale también llegaron a considerarse cervezas de invierno en Inglaterra por mucho tiempo. La Cervecería Bass promocionaba esta cerveza en 1909 como “la cerveza de invierno” y no fue la única, ya que al menos otras 8 cervecerías en Londres a mediados de 1950 promocionaban sus Burton Ales como cervezas de invierno. 

Un monje te desea Feliz Navidad

En Bélgica siempre ha habido una gran tradición cervecera. Los monjes elaboraban cerveza conforme a la regla de San Benito establecida en el año 530: “ora et labora” (reza y trabaja). 

El año clave es 1919, donde el gobierno belga prohibió la venda de destilados en bares y otros lugares públicos, así que comenzó a existir una demanda por cervezas más fuertes en alcohol. Es ahí donde comenzaron a elaborarse estos estilos trapenses contemporáneos. Pero no sólo eso, sino que también desarrollaron varios estilos de cervezas estacionales, como las cervezas navideñas, también conocidas como Bière d'Hiver (cerveza de invierno) o Bière de Noël (cerveza de Navidad). 

Estas cervezas navideñas especiadas por lo general tienen como base una cerveza oscura, alcohólica y plena en cuerpo. Aunque, en realidad cualquier tipo de cerveza belga puede funcionar bien para navidad; sobre todo los estilos trapenses. 

Cervezas de invierno: la bebida del solsticio

Y en el resto de Europa

Actualmente, las Cervezas de Navidad o Christmas Ale o Bière de Noël en Francia, son cervezas estacionales (seasonal beer) elaboradas para estas fechas señaladas. No tienen un estilo determinado aunque es frecuente que sean Winter Ale.

Estas formulaciones especiales se fueron extendiendo por toda Europa, de forma que en 1926, la belga Estella Artois lanzó una de las primeras cervezas estacionales del país, que pronto alcanzó un gran renombre. Hasta llegar a 1980, año en que nació en Zurich (aunque se popularizase en Austria) una de las Cervezas de Navidad más reconocidas del mundo: la Samichlaus.

¿Cerveza de invierno o cerveza de Navidad?

Podríamos entender una cerveza de invierno como una cerveza estacional, que se elabora específicamente para un periodo, y que pasado esa fecha, deja de elaborarse hasta el siguiente año.

Lo que sí está claro es que las cervezas de invierno no son un estilo concreto de cerveza, sino que se elabora con cervezas de diferentes estilos, desde bocks, belgian dark strong, hasta por supuesto Imperial Stouts o Baltic Porters.

Las cerveceras más tradicionales suelen elaborar la misma cerveza año tras año, o con pequeñísimas variaciones como el uso de un agregado diferente.

Por otro lado, las cervezas de Navidad sí que podrían definirse como cervezas de invierno pero enfocadas a una venta muy concreta. De hecho, en muchos casos, son cervezas con casi la misma elaboración que otras cervezas del catálogo de las cerveceras, pero que en su etiquetado incluyen motivos navideños, lo que incide en un atractivo mayor a la hora de encontrarlas en las tiendas.

Es decir, no todas las cervezas de invierno son cervezas de Navidad, pero, por lógica todas las cervezas de Navidad son cervezas de invierno. 

En cualquier caso, juegos de palabras aparte, desde beersapiens creemos que lo importante de estas cervezas es recuperar su significado original: un momento para rodearse de la familia y poder desearnos salud y un buen próspero inicio de año. ¡Brindemos por ello!

Cervezas de invierno: la bebida del solsticio 

Fuente: lartenbirra.blogspot.com, soloescerveza.com, birra365.com.

Deixe um comentário

Todos os comentários são moderados antes de serem publicados